A LOS VISITANTES / TO VISITORS

Esta versión de PADRONEL  no se actualiza desde febrero/2009. Todo lo que hay en ella, más lo publicado en Padronel a partir de esa fecha, se encuentra en www.padronel.net

This PADRONEL version hasn’t been updated since February/2009. All the stuff in it plus what has been posted since that date can be found in www.padronel.net

[*Misc}– Orgullo de padre: Mini-vídeos de mi hija Alicia

Mi hija Alicia es ilustradora de libros infantiles, y autora de estos dos cortos vídeos (cuentos en imágenes con fondo musical) basados en personajes creados por ella y que ha colocado también en su blog.

El ratoncito Little Phillipe (Pequeño Phillipe). Para ver el vídeo, clicar AQUÍ.

Y El zorrito Perdido.Para ver el vídeo, clicar AQUÍ.

[*FP}– Reencarnación (1/5): De aguas y de montaña

Carlos M. Padrón

Introducción

Mientras estuve en Canarias, y tal vez por el contubernio que entonces existía entre franquismo e Iglesia Católica, nunca escuché hablar ni de astrología —lo cual ya dije en otro articulo— ni de reencarnación. De ambos conceptos escuché por primera vez estando ya en Venezuela, país al que llegué a mediados de 1961.

Sin embargo, luego de vivir fuera de Canarias por 47 años, y después de haber leído mucho acerca de la teoría de la reencarnación, me he formado una idea de cómo podría encajar en esa teoría.

Pero antes de llegar a mi conclusión, describiré algunos hechos un tanto difíciles de explicar, y que me llevan a ella.

De aguas y de montaña

La inmensa mayoría de las casas de El Paso tenían lo que llamábamos ‘estanque’, un embalse en el que se recogía agua para regar las huertas en las que se sembraban papas (patatas), millo (maíz), tomates, cebollas, coles, tabaco, etc. Eran embalses de tamaño entre pequeño y mediano, y yo estaba más que acostumbrado a verlos; es más, en dos de ellos aprendí a nadar,… si es que lo que hago puede llamarse nadar.

Sin embargo, el día en que mi padre me llevó a ver el aljibe de Enrique —un hueco en la tierra cubierto por una placa de madera ligeramente alzada del piso, y a cuyos lados había bocas por las que podía verse, a nivel bastante bajo, el agua oscura y quieta— sentí un extraño miedo, y nunca quise acercarme mucho por ese lugar aunque estaba muy próximo a la finca que en Enrique tenía mi padre.

Años más tarde, cuando comencé a visitar el área de la costa y me acerqué a uno de los grandes embalses en los que se recogía agua para regar las plantaciones de plátanos (cambures), me impresionó ver lo profundos, anchos y largos que eran algunos, y que estuvieran rebosantes de agua. Pero el asombro se tornó en terror pánico el día en que me acerqué a uno de los que más me gustaba ver y, a pesar de su profundidad, lo encontré casi vacío. Sin poder contenerme, di media vuelta y me alejé sintiendo que el corazón quería salírseme por la boca.

Como no me gusta sufrir de dependencias, adrede volví a acercarme a ese embalse —y lo he hecho cada vez que he vuelto a Argual, pues es ahí donde está— y lo más que he logrado es voluntad suficiente para permanecer mirándolo, pero el miedo no he podido evitarlo. He probado con otros de los muchos que hay en lo que llaman Valle de los Espejos —por cómo esos grandes embalses reflejan la luz del Sol— y sigo sintiendo rechazo si son grandes y están llenos, pero tanto más miedo cuanto más lejos del borde esté el agua.

Y las aljibes siguen sin gustarme, estén donde estén, pues generalmente sus aguas están bajas, a varios metros por debajo de la boca de la aljibe.

Y es que, en general, el agua me gusta sólo para beberla y para ducharme. A pesar de haber nacido y de haber sido criado en una isla, detesto la playa y no me gusta el mar. Sin embargo, mi difunto hermano Raúl adoraba el mar y todo lo con él relacionado, como la playa, nadar, navegar, etc. En cambio, si estaba en la montaña —lugar que me gusta a cualquier hora— se las arreglaba para alejarse de ella antes de que anocheciera, pues no soportaba estar en la montaña cuando moría el día.

Ni a mí me ocurrió nunca nada malo en relación al mar, aljibes o embalses de agua en general, ni a Raúl le pasó nunca nada malo en relación a los atardeceres en la montaña, peeeero…..

***

Continuará, algún miércoles, en “Reencarnación (2/5)”.

[*HG}– Gazapo vanguardista: Cupones por abusos sexuales

Titular en La Vanguardia (España) del 30/01/09:

Detenido un vendedor de cupones por abusos sexuales a siete menores en Cádiz.

Porque tanto lo de ‘cupones por abusos sexuales’ como lo de ‘a siete menores en Cádiz’ tienen sentido propio que podría causar confusión, y porque ‘abusos sexuales’ no tiene que ver con ‘cupones’ sino con ‘Detenido ‘, y ‘en Cádiz’ no tiene que ver con ‘a siete menores’ sino también con ‘Detenido’, lo que, siquiera por respeto al lector, debieron escribir pero no escribieron, ya que algunos “periodistas” insisten en poner al final el lugar del hecho, sin importar las consecuencias en el significado, es, p.ej.,

Detenido en Cádiz, por abusos sexuales a siete menores, un vendedor de cupones.

[AF}– Los celos

Si los celos son señales de amor, son como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.

Miguel de Cervantes Saavedra

[Hum}– Gramática arbitral gallega

Lo siento, el contenido de este post ha sido sacado de aquí, pero si entras en www.padronel.net y usas los mismos argumentos de búsqueda puedes encontrar allí lo que te trajo a este punto.

I’m sorry. This post’s content has been removed from here, but if you log into www.padronel.net and use same search argument, you can find there what you are looking for.

[*HG}– Gazapo vanguardista: Pescado contaminado de Vietnam

Titular en La Vanguardia (España) del 30/01/09:

Bruselas confirma que entró a España pescado contaminado de Vietnam.

Porque lo de ‘contaminado de Vietnam’ tiene sentido propio que podría causar confusión, y porque ‘de Vietnam’ no tiene que ver con ‘contaminado’ sino con ‘entró ‘, lo que, siquiera por respeto al lector, debieron escribir pero no escribieron, ya que algunos “periodistas” insisten en poner al final el lugar del hecho, sin importar las consecuencias en el significado, es, p.ej.,

Bruselas confirma que de Vietnam entró a España pescado contaminado.