[*ElPaso}– El volcán Cumbre Vieja: trágico pero espectacular

Carlos M. Padrón

En junio de 1949 “disfruté” en la isla de La Palma (Canarias) —en vivo, en directo y en primera fila— de todo el ciclo del volcán llamado entonces “de Nambroque” —por el nombre de la montaña por donde erupcionó— pero que pasó a la historia como Cumbre Vieja, y con ese nombre se le menciona en los reportajes, escritos y de TV, que hablan del posible hundimiento de una parte de la isla de La Palma, y la consiguiente formación de un gigantesco tsunami que arrasaría la costa Este de USA, si ese volcán entrara en erupción de nuevo.

El Cumbre Vieja hizo erupción el viernes 24 de junio de 1949 entre las 10 y 11 de la mañana. Ese día fue la Fiesta del Sagrado, y medio pueblo estaba en la iglesia en la misa especial, llamada “función” por lo solemne, con motivo de tal fiesta.

Al grito de “¡Reventó un volcán!” en boca de alguien que entró de improviso a la iglesia en plena misa, nos echamos a la calle, y sobre las montañas conocidas como Cumbre Vieja se veía una columna de humo negro que se proyectaba hacia el cielo, y tan densa que no parecía moverse.

Desde meses antes habíamos sufrido sismos entre muy leves hasta muy fuertes. Eran los prolegómenos de lo que comenzaría ese 24 de junio.

El aviso, y con él la alarma que nos sacó de la iglesia, llegó por boca de un cabrero (pastor de cabras) que mientras dejaba que sus cabras pastaran tranquilamente cerca de la montaña de Mambroque, vio abruptamente interrumpida la tranquilidad cuando, sin causa aparente, las cabras, todas al unísono, alzaron la cabeza, miraron hacia la montaña y echaron a correr, despavoridas, hacia el pueblo, no dejando al cabrero otra opción que correr tras de ellas.

Cuando apenas se habían alejado un par de kilómetros, dice el cabrero que la tierra comenzó a temblar bajo sus pies, y al rato hubo un estruendo ensordecedor proveniente de la montaña que habían dejado a sus espaldas.

Se volvió a mirar y vio la columna de humo que ya ascendía y se expandía, y, vinculando eso a los frecuentes sismos de los meses anteriores, dedujo acertadamente que se trataba de un volcán, y dio la alarma apenas llegar a zona poblada.

Ninguno de los residentes en la isla había visto nunca un volcán en erupción aunque la isla está surcada de brazos de lava, llamados allí “malpaíses” (tierra inútil para el cultivo), producto de erupciones anteriores, la más próxima en el año 1800 y tantos.

Nuestro viejos de entonces decían que los viejos de sus tiempos les habían contado que “delante de un volcán se puede hacer calceta”, cosa que nos sonaba por demás oscura por poco inteligible.

Mientras duró el ciclo del Cumbre Vieja la vida casi se suspendió para nosotros. Aunque yo estaba por cumplir los 10 años, recuerdo claramente el ambiente de desaliento general y de falta de interés en el quehacer diario, algo insólito en aquel pueblo.

Pero, el saberse en una isla, sin una escapatoria posible y segura en caso de siniestro, hizo que la gente casi abandonara los campos y otras tareas, y se limitara a comer para vivir y para aposentarse sobre algún lugar alto cercano a su casa desde donde pudiera ver la columna de humo, como esperando que de un momento a otro sucediera la catástrofe final.

El gobierno contrató los servicios de un y que vulcanólogo francés que luego de hacerse acompañar por algunos campesinos locales hasta las estribaciones del Nambroque, apenas se tornó intenso el olor a azufré se retiró apresuradamente, convocó una reunión en Monterrey —teatro y salón de baile del pueblo— y declaró que la Isla se hundiría en el mar porque su base era como un cono invertido que no resistiría los violentos movimientos producidos por la erupción, y que él recomendaría al Gobierno que lo había contratado una inmediata evacuación total de La Palma.

Acto seguido, puso pies en polvorosa,…. y nunca se supo que el Gobierno intentara ni evacuación ni ningún otro tipo de ayuda. Quedamos, y nos sentimos, abandonados a nuestra suerte, lo cual contribuyó a aumentar el desánimo general.

Cada semana, el Cumbre Vieja cambiaba su “repertorio”. Después de una semana de humo negro, comenzó a lanzar proyectiles incandescentes que en se veían claramente en las noches subiendo por entre la columna de humo, y, pasados unos segundos, nos llegaba el sonido de la correspondiente explosión, como si se tratara de macabros fuegos artificiales.

Nos íbamos a la cama muy tarde, y a veces a dormir en lugares improvisados porque tal vez el techo del dormitorio habitual no ofrecía mayores garantías de resistir los frecuentes sismos. A la mañana siguiente, despiertos desde muy temprano —y por vía natural, sin ayuda de despertador—, de nuevo a lo básico para subsistir, y enseguida a la rutina de silenciosa observación.

Pero una mañana, la vía natural, que era la luz solar, hizo que despertáramos muy tarde. Recuerdo que mi despertar lo causó una maldición proferida por mi padre cuando al abrir la puerta para salir de la casa en la mañana —se despertaba a las 06:00 pero ese día lo hizo a las 09:00— se encontró con que el sol, que debería verse radiante, se veía como un pequeño globo naranja, como se le ve a través de un vidrio ahumado; y que todo —el patio, los techos y las huertas; todo— estaba cubierto de un polvo de consistencia de cemento pero de color muy oscuro, casi negro, que en forma de lluvia muy fina no paraba de caer desde una nube ancha que cruzaba el cielo y que era la causante de que la luz del sol apenas nos llegara.

El desánimo se tornó en miedo porque era claro que si esa lluvia continuaba moriríamos todos ahogados en el polvo que no paraba de caer.

Afortunadamente, la lluvia cesó antes de la semana “reglamentaria”. Las cosechas se perdieron bajo el manto del oscuro cemento, y algunos vecinos, queriendo ver una oportunidad en lo malo que era esa crisis, llenaron vasijas de ese polvo y lo guardaron porque notaron que los llamadores metálicos de las puertas exteriores, las que los tenían, estaban relucientes como oro por causa del contacto con el polvo. Después de algún tiempo perdieron completamente su baño porque el polvo era altamente abrasivo.

La columna de humo pasó a ser blanca aunque igualmente densa y casi inmóvil, y un buen día el volcán comenzó a vomitar lava y cesaron los sismos.

Primero fue una especie de monstruosa culebra de tal vez unos 10 metros de grosor y unos 4 de altura, formada como de peñascos muy negros que avanzaba de forma lenta, crujiente e implacable.

Los peñascos negros eran sólo la caparazón exterior, pues cuando de la cresta frontal caían al piso, al desprenderse del conjunto dejaban ver por un momento el rojo intenso de la lava líquida y espesa que había en el interior de “la culebra”.

Al contacto con el aire, en el hueco dejado por el peñasco se formaba otro que tapaba esa visión, y así, cayendo peñasco tras peñasco desde la cresta, avanzaba inexorable “la culebra”,… y por fin entendimos por qué “delante de un volcán se puede hacer calceta”.

Las autoridades comenzaron a evacuar todas las casas ubicadas en la zona por la que, dada la topografía del terreno, pasaría el brazo de lava. Era espeluznante ver la carretera llena de muebles de todo tipo, animales domésticos y gente llorando.

Y más espeluznante era ver cómo el brazo de lava, que por lo visto se “comía” el oxígeno a su alrededor, literalmente chupaba hacia sí los árboles varios metros antes de llegar a ellos, y los evaporaba; y cuando llegaba lentamente a la pared de una casa, iba ganando altura por la presión contra un obstáculo, y en apenas minutos la pared cedía y el brazo de lava caía de golpe sobre ella y la hacía desaparecer completamente, continuando luego su implacable avance.

Hubo un par de casos, por demás dramáticos, en que el dueño de la casa evacuada y que a todas luces iba a desaparecer, se negó a dejarla, dispuesto a morir con ella porque era lo único que tenía, y tuvo que ser sacado a la fuerza por la Guardia Civil.

En la Isla había entonces una vía asfaltada de casi circunvalación, y digo casi porque no cubría una parte del lado noroccidental. Como el brazo de lava avanzaba ladera abajo hacia el mar, era claro que, a menos que se detuviera, cortaría la carretera asfaltada que nos unía con el norte y el lado este de la Isla, donde está la capital.

Y no se detuvo sino que avanzaba en dirección a Las Manchas, un barrio de El Paso. Para el momento en que estaba a pocos metros de la carretera, autoridades del lado oeste y del lado este se despidieron con un apretón de manos, y a los pocos minutos el brazo de lava pasó sobre la carretera y nos dejó por años sin esa vía.

Cuando al fin alcanzó el mar, una columna de vapor de agua se elevó a los cielos como un geyser y así continuó mientras al mar entraba más y más lava hirviente.

Un buen día, y como dando muestras de que ya había llegado a destino, o tocado fondo, el brazo de lava, que al inicio tenía unos 10 metros, se ensanchó hasta tal vez 100, y se hizo como un canal por el que corría lava líquida como si se tratara de un río siniestro. Y así permaneció por semanas.

A pesar de que la isla de La Palma es tal vez el trozo de tierra que en relación a su superficie (poco más de 700 k cuadrados) tiene las mayores alturas (más de 2.400 m), y por ello sus costas entran al mar casi en forma vertical, fue tanta la lava, que la tierra firme de la Isla ganó un espacio triangular de unos 3 kilómetros, medidos desde el vértice de ese triángulo hasta el lugar donde antes del volcán estuvo el borde de la costa.

Dos veces organizaron los vecinos de mi casa, y mi familia con ellos, un viaje en camión a Las Manchas para ver la lava. El primer viaje fue de día —cuando pude ver los muebles y demás enseres amontonados en la carretera, y escuchar los lamentos de sus dueños—, y el segundo fue de noche, cuando ya corría el río de lava.

Aunque la montaña donde estaba el cráter no era visible desde la carretera de Las Manchas, el cielo sobre él se veía iluminado de un rojizo intenso por la cantidad de lava que del cráter brotaba, y el río por ella formado comenzaba a verse cuando, majestuoso, aparecía, alto en la cumbre, bordeando una montaña. Desde ahí descendía y pasaba ante nosotros hacia el mar. Era algo así como lo que se ve en esta foto, que corresponde, según BBC Mundo, al volcán Tungurahua, en Ecuador y activo desde 1999:

Al contacto con el aire, en la superficie de la lava incandescente se iban formando rocas negras que enseguida se hundían en la lava y se licuaban de nuevo, y ese proceso creaba unas figuras como de caras humanas que brotaran de la lava líquida y fueran forzadas a regresar a ella de nuevo.

Mi madre dijo que eso le recordaba la idea de lo que sería el Infierno, y creo que hasta Dante la hubiera corroborado.

Aparte lo trágico, éste es el espectáculo natural más bello que he visto en mi vida. Imposible de ser descrito con palabras, fotos, película o cualquier otro medio. Simplemene, hay que verlo.

Un buen día la lava líquida dejó de fluir, pero pasaron años antes de que su cauce se enfriara. Se dio el caso de que una mujer venida de afuera quiso subir por la pared del cauce para ver su interior, y sus zapatos de rafia —material que entonces estaba de moda para hacer calzado— se incendiaron.

Años después, cuando por fin la temperatura lo permitió, las máquina excavadoras comenzaron a remover lava para tratar de llegar hasta la superficie de la carretera por ella cubierta, pero fue imposible, pues a medida que profundizaban en la lava ésta se revelaba más y más sólida, y la nueva carretera se hizo entonces a nivel más alto que el que tuvo la vieja.

El proceso de cambio semanal de repertorio duró un mes: erupción y humo negro, expulsión al aire de rocas incandescentes, nube de polvo o cenizas, y humo blanco y expulsión de lava. No recuerdo cuánto duró este último episodio, sólo sé que, en total, fueron 37 días: desde el 24 de junio al 10 de agosto de 1949.

Aunque el volcán causó muchas pérdidas materiales, no hubo pérdida de vidas humanas, pero sí fortuna para al menos una persona que de verdad vio la forma de convertir una crisis en una oportunidad, y aprovechó ésta al máximo haciendo rentable el triángulo de malpaís que el volcán añadió a la superficie de la Isla. Tal vez un día me anime a escribir sobre esto.

Anuncios

23 Respuestas a “[*ElPaso}– El volcán Cumbre Vieja: trágico pero espectacular

  1. Muy interesante Carlos. Nunca nos habías comentado sobre esto; al menos aquí.

  2. CMP [Visitor]

    Una vez dije algo porque mi hija me envió no sé qué archivo .pps o fotos de un volcán, con el comentario de que era sobrecogedor.

    Le contesté que no para mí, que había visto uno en vivo y en directo. Algunos de mis contactos me hicieron reclamo por tal respuesta.

  3. Albertina [Visitor]

    Muy bueno tu artículo. Muchísimos detalles, lo disfruté mucho. Te felicito.
    Albertina

  4. Michel Labeyrie [Visitor]

    Parabens pelo trabalho.

    Queria saber sua opinião sobre a premonição de um vidente brasileiro muito serio, humilde e honesto, que tem uma margem de 80% a 90% de acerto, que tem feito previsões com exito sobre os maiores acontecimentos atuais.

    Ele previu a erupção do Cumbre Vieja para o periodo de 1 a 25 de novembro de 2013 com o deslizamento gigante que provocara um mega tsunami.

    Primeiro livro dele escrito em 2005 por um jornalista brasileiro Mario Enzio com o nome O Homem a Frente das Profecias.Este livro trata das premonições previstas que se concretizaram.

    Segundo livro dele escrito em fim de 2006 que trata das premonições futuras com o nome REVELAÇÕES.

    Site do vidente : jucelinodaluz.com.br e
    jucelino nobrega da luz.com.br

    Gostaria saber seus comentarios

    Abraços

    Michel

  5. Carlos M. Padrón [Member]

    Gracias, Michel

    Traté de entrar en las páginas de jucelinodaluz pero no abren. Sin embargo, buscando en Google conseguí varias, y en una encontré la carta mecanografiada en la que habla de la nueva erupción del Cumbre Vieja en noviembre de 2013.

    Sin leer más, y de fuente autorizada, de lo que ha vaticinado este señor no puedo tener opinión, aunque sí espero que se equivoque en lo de Cumbre Vieja.

    ¿Hay modo de validar que algo que haya ocurrido y que fue vaticinado por él, lo fue realmente antes de que ocurriera?

  6. Greici Paredes [Visitor]

    quiero saber cuando reventara el volcan tngurahua y que
    daños puede provocarse

  7. EMILIO LLORIS [Visitor]

    Me gustaría saber amigos , en que situación se encuentra el volcán de cumbre vieja.Qu hay de e esa hipótesis que tanto se ha hablado de el desplazamiento de el flanco norte y sus más que apocalípticas consecuencias derivadas de la formación de un Mega-Tsunami que alcanzaría parte de la costa de este de los EE.UU. de America y El Caribe ? Sabeis que existe un Libro editado por Plaza&Janés Titulado Volcán y escrito a modo de Novela por el Británico Richard Doyle en el cual se narra con todo lujo de detalles el presunto cataclismo de el que tantas y tantas páginas de Internet han hablado ya ?. Teneguía 1971, 30 y pocos años atras 1949 Volcán de San Antonio ¿ Cuando cumbre vieja ? Cuando desaparecerá todo vestigio de vida si el Mega-Tsunami llega a producirse. Los ciclos o periodos de retorno para las Islas Canarias , no son de 30 Años según Araña ,ortiz y otros .Bueno Vivamos el dia a dia estemos pendientes de los Telediarios y no lancemos las campanas al vuelo , pero tampoco las ignoremos. Saludos desde la la peninsula Ibérica. Emilio.

  8. Acabo de volver de La Palma y la guía explicaba que el propietario del terreno que fue ampliado por la lengua de lava en su contacto con el mar, se enriqueció por la ampliación de su propiedad, pero que eso provocó una reforma legal que establecia que en esos casos el terreno ganado al mar pertenecería al estado. ¿Me puedes decir que Ley es esa y cuando se publicó?

  9. Tocayo, no tengo la menor idea acerca de esa ley. Para saber si existe habría que indagar en el Ayuntamiento de Los Llanos.

  10. Dijiste que escribirias algo sobre esa ampliación de la propiedad que se produjo por la erupción. Estará pendiente para cuando lo hagas.

  11. Cierto, pero cuando fui a mi pueblo, El Paso, y quise averiguar descubrí que ya los protagonistas de esta historia, de 1953 o algo así, o habían muerto o habían emigrado.

  12. Sergio Stecca

    Carlos, muy impresionante tu narración y la información que relatas, no sin mencionar el posible miedo que esto te hubiera producido ya que, cuando uno es niño, asume los problemas mejor que cuando es viejo, pero quedan recuerdos imborrables.

    Como soy Italiano y migré a los 4 años a Venezuela, no sabía la Historia de las Canarias.

    Tampoco sabía que eres 5 años MAYOR que yo, ¿o no? Soy del 43 (un poco de humor, ¿o no?).

    Me parece que ambos tenemos muchas historias, y que la mayoría de ellas sólo las conocerán los gusanos, siempre que sepan leer lo que se comen.

    En e-mail particular les contaré (además de a nuestro amigo Mesina) algunas anécdotas, sólo para compartir con amigos la depresión de algunas cosas pasadas, y la alegría de no haber TERMINADO la vida en esos hechos.

    Un abrazo.

  13. Pues sí, Sergio, como habrás notado, tengo una larga historia de volcanes. Podría decir que nacé entre ellos, pues La Palma. mi isla natal, es producto de un volcán.

    Hací en 1939, y este mes de julio, si Dios me deja llegar, cumpliré 72. ¿Qué tal?

    Espero esas anécdotas.

  14. Vicencio Díaz

    Buen día, Carlos. Interesante tu comentario.

    Durante esta generación que ahora está terminando, visto desde el lado del pueblo de Israel, concluyo que los fenómenos previos a la erupción del 24 de junio han debido de comenzar casi un año antes, probablemente después de su establecimiento como estado en Palestina.

    Esto, según mis cálculos, haría que para el 7 de Julio de este año se cierre un ciclo de 80*72*4 días sidéreos que forzosamente afectaría a las placas tectónicas y que afectan volcanes y sismos. También el sismo de Valdivia cumple para el 3 de julio 80*13*9 días sidéreos.

    Esto no tiene nada de esotérico, pero yo espero que, a partir de hoy, el pueblo de Israel cambie de conducta durante estos días y de esa manera haría nulo cualquier vaticinio basado en los estudios del cielo. De otra manera, algo habrá de pasar en los días en que los useños celebran sus 235 años de independencia, y los venezolanos sus 200, aunque también es mi esperanza que las cosas ya se hayan movido y, de haber alguna presión, la haya en las cercanías de Venezuela o en ella misma, según se nota por los apagones.

  15. Fernando Fernández

    Ante todo, agradecerle a usted esa memoria limpia y clara.

    Yo presencié la lava del volcán Teneguía cayendo al mar, porque eso que cuenta usted sucedió cuando aún no había nacido.

    Le animo, señor, a que nos deleite con su sensacional narración de esa segunda parte que, sin duda, es un documento histórico, y de una sencillez y seriedad increíbles.

  16. Gracias, Fernando, por su comentario.

    Ya veo a qué segunda parte se refiere, pero ahora que, apenas meses atrás, murió su protagonista (q.e.p.d), tengo aún más dudas que antes sobre si debo o contar esa historia tal y como me la contaron, pues podría herir la sensibilidad de algún familiar. Seguiré pensando a ver qué hago.

  17. Juan Antonio Pino Capote

    Muchas gracias, Carlos, por recordármelo tan claramente.

    Yo también fui testigo de primera línea. Por aquel entonces, yo vivía en la casa del alcalde que, como sabes, era mi padre. Por eso me enteraba de todas las noticias que llegaban por teléfono y por algún guarda jurado que se acercaba a mi casa. Si te digo la verdad, yo viví los acontecimientos en tono tranquilizador y, por tanto, como un bonito espectáculo. Mi abuela fue la primera tranquilizadora, no sé si por propia experiencia o por lo que le contarían a ella.

    Después de la venida a El Paso de ese primer vulcanólogo catastrofista, vinieron los ortodoxos que trajo el Ayuntamiento y dijeron cosas que no he olvidado nunca más.

    Primero, que en Canarias las lavas se van abriendo paso lentamente por los sitios que les es posible, y que los temblores no llegan a ser muy fuertes y concluyen en cuanto la lava sale al exterior.

    Otra cosa es que no estamos sobre ninguna falla tectónica, que son las que producen los grandes movimientos sísmicos y hasta los tsunamis. También describieron la estructura de La Palma como una gran palmera(“valga la redundancia”), en lugar de un cono invertido, formada por sucesivas erupciones volcánicas.

    También se decía que un volcán nunca sale por donde ya ha salido otro, tal es la consolidación del magma, y lo suficientemente fuerte como para soportar la plataforma de nuestra isla.

    Lo que no estoy dispuesto a tolerar es que se especule, sin fundamento científico suficiente, sobre la posible inestabilidad de nuestra isla, y menos que ella pueda ser origen de un posible tsunami. Ya hemos visto por donde salió el Teneguía: por la punta sur de la isla y muy cercano al mar. En el Hierro parece ser que también se aproxima por un lugar cercano a la costa.

    En cuanto a la colonización agrícola del delta que formara el volcán de San Juan, también viví de cerca su gestación por los que tuvieron esa gran idea. Uno de ellos era notario y creo que, en aquel entonces, todo se hizo dentro de la máxima legalidad. La obra fue subvencionada en parte con préstamos del Estado que se daban a todos los que querían invertir en el cultivo del plátano; un plan del gobierno.

  18. Juan Antonio, creo que eres de los pocos afortunados que pudieron vivir todo en tono tranquilizador. Para las persona con las que tuve contacto fue una permanente angustia.

    Ahora vengo a saber de la existencia de esos “ortodoxos” que trajo el Ayuntamiento. Me temo que, en ese entonces y en aquel lugar, poco se sabría de fallas tectónicas o del enclavamiento de las islas.

    Lo de que “por donde reventó u volcán, no reventará otro” si recuerdo haberlo escuchado, y con esas mismas palabras; como también recuerdo lo de que “quien en su vida ve un volcán, no verá otro”. Impresiona notar cómo la ignorancia puede ser hasta balsámica.

    Desde que hace como 10 años salió a baleo lo del posible hundimiento de La Palma se dijo que era una propaganda malintencionada para alejar al turismo. Luego, un pariente que es geólogo y tiene contactos con gente del ramo me dijo que sí existía esa falla pero que, a menos que ocurriera algo tan potente como una erupción volcánica en lugar crítico, la falla no se activaría, y que la estadística indicaba que eso podría tomar unos 100.000 años.

    Tampoco sabía yo de la ayuda estatal para la colonización agrícola del delta. La versión que me llegó fue la de 10.000 bolívares enviados desde Venezuela.

    Gracias por toda esta información.

  19. Álvaro M. Padrón Sosa

    Carlos, sobre la colonización del delta originado por el volcán, te puedo aclarar que el comentario de D. Antonio Pino Capote es válido, pero, para complementarlo, añado que el notario, desde su condición como tal, supo la titularidad del, o de los terrenos ganados al mar, y se los compró a los propietarios por cuatro perras, como se dice aquí.

    Pero como él, por su cargo, no podía figurar en esa negociación, se asoció con Daniel García Sosa, mi primo.

    Después de un tiempo, cuando se vio que las siembras de plátanos fueron un éxito extraordinario, el notario intentó dejar fuera del negocio a Daniel, pero éste fue a un litigio y ganó, quedándose, como resultado, con la mitad de los terrenos.

    Al menos esto fue lo que contó Daniel, q.e.p.d.

  20. S_Martin

    ¿Como se puede iniciar un blog basado en rumores y comentarios falsos, infundados e insultantes sobre personas honradas?
    ¿Como alguien a su edad puede dedicarse a verter insinuaciones al mas puro estilo “reality show” televisivo? ¿Como es posible que a Don Daniel García Sosa se le haya respetado, valorado y reconocido en muchos lugares mientras que en su propia y amada isla, uno de sus casi coetáneos (que por cierto, según tengo entendido ha vivido gran parte de su vida fuera de la isla) haga insinuaciones de esta naturaleza y nada menos que en un blog: “…Ya veo a qué segunda parte se refiere, pero ahora que, apenas meses atrás, murió su protagonista (q.e.p.d), tengo aún más dudas que antes sobre si debo o contar esa historia tal y como me la contaron, pues podría herir la sensibilidad de algún familiar. Seguiré pensando a ver qué hago…” “…Tampoco sabía yo de la ayuda estatal para la colonización agrícola del delta. La versión que me llegó fue la de 10.000 bolívares enviados desde Venezuela…”

    Es evidente que la historia no la tiene nada clara, pero cuando uno decide escribir sobre algo de manera publica debe centrarse en datos fiables, contrastados y convenientemente documentados.

    Don Daniel Garcia Sosa era la persona mas buena, honesta y generosa que he conocido y, concretamente, en la isla de La Palma ha creado empleo, ha realizado numerosas donaciones, ha ayudado a familias… siempre en silencio y sin esperar nada a cambio, como lo hacen las grandes personas. Pero, desgraciadamente, en este mundo lleno de mediocridad, las grandes personas corren el riesgo de toparse con otras que no reparan en absoluto a la hora de difamarlas.

    Le diré que afortunadamente, Don Daniel nunca se enterará de sus insinuaciones, pero gracias a Dios, existen personas como Don Antonio Pino Capote y Don Álvaro M. Padrón que fueron VERDADEROS testigos de los hechos y sembraron algo de luz y veracidad a sus desafortunados comentarios.

    A Don Daniel Dios lo dejo llegar a los 88 años (utilizando su misma expresión) con una familia que lo adoraba, con unos amigos que ya los quisiera para mi y con una actividad profesional encomiable corroborada por los numerosos premios y reconocimientos que recibió, como la ENCOMIENDA de la Orden del Mérito Agrícola y la ENCOMIENDA DE NUMERO de la Orden del Mérito Agrario, Pesquero y Alimentario, entre otros, y el ultimo, a titulo póstumo concedido por el Gobierno de Canarias.

    Espero que ese Dios (al que usted menciona) haga justicia con Don Daniel.

  21. Srta. Silvia, ¿podría usted explicarme dónde, en lo que yo he escrito, está lo ofensivo hacia Daniel García, a quien, bastante mayor que yo, siempre admiré, y me consta que fue respetado y admirado por todo el pueblo de El Paso?

    Porque lo admiraba y respetaba, en 2009 me tomé la molestia de bajar desde El Paso hasta Puerto Naos sólo para saludarlo pues, además, fue buen amigo de mi hermano mayor.

    Precisamente porque nunca he tenido certeza acerca de la versión —la de los 10.000 bolívares enviados desde Venezuela— que pocos años después del volcán circuló en El Paso, fue por lo que dije que “tengo aún más dudas que antes sobre si debo o no contar esa historia tal y como me la contaron”. Y como esas dudas no han sido disipadas, no he contado la tal historia, aunque en ella no hay nada ofensivo para Daniel.

    Por favor, lea de nuevo el artículo y compruebe que en su texto no mencioné el nombre de Daniel. Sólo dije que:

    “Aunque el volcán causó muchas pérdidas materiales, no hubo pérdida de vidas humanas, pero sí fortuna para al menos una persona que de verdad vio la forma de convertir una crisis en una oportunidad, y aprovechó ésta al máximo haciendo rentable el triángulo de malpaís que el volcán añadió a la superficie de la Isla. Tal vez un día me anime a escribir sobre esto”.

    Las menciones a Daniel, con nombre y apellidos, y lo del notario, no lo escribí yo; lo hizo, por medio de un comentario puesto en el blog, alguien pariente de Daniel y también pariente mío. Y en tal comentario no encuentro nada ofensivo.

  22. HE DISFRUTADO MUCHÍSIMO LEYENDO ESTA HISTORIA DE VOLCÁN.SI HASTA “VEÍA” ESA LAVA QUE DESCRIBES. TUVO QUE SER TERRIBLE Y FANTÁSTICO A LA VEZ.

  23. Lo de terrible lo entendí desde el primer día, y cada vez más cada día que pasaba. Lo de fantástico sólo lo acepté años después.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s