[*Opino}– Las corridas de toros

02-08-2016

Carlos M. Padrón

El pasado mes de mayo, con motivo de que, en una corrida de toros, el toro mató al torero Renatto Motta, alguien manifestó públicamente su alegría en una forma que molestó a muchas personas, en especial a la viuda del torero.

No sé qué diría ese alguien, pero como también yo he manifestado aquí varias veces mi aversión a ese espectáculo, quiero ser un poco más preciso al respecto.

¿En qué medida es edificante una corrida de toros? ¿a quién beneficia?

El torero es alguien narcisista que gusta de exhibir su supuesta valentía, y busca ganar dinero a costa de arriesgar su vida mientras tortura a un animal, que siempre lleva las de perder, ante la mirada complaciente de quienes parecen disfrutar de un espectáculo cruel y sangriento.

Nadie obliga al torero a hacer eso, y, para colmo, si resulta herido le prestarán atención médica tal vez a costa de los impuestos que pagan los ciudadanos.

Los clavadistas de Acapulco arriesgan también su vida sólo para ganarse el aplauso de un público que parece disfrutar de tamaña estupidez que, por llamarla así, por poco me propinan una paliza.

No, no quiero celebrar ninguna muerte, pero si en una corrida de toros el toro mata al torero, sólo voy a sentir lástima por el toro, que es lo que siento cada vez que sé que hubo o habrá una corrida, aunque jamás he visto una. Por el torero debería sentir satisfacción porque el “mérito” que él le vio a ser torero radica en el alto riesgo de que el toro lo mate. Pues bien, aunque de forma irrazonable, el señor Motta vio materializado ese riesgo que voluntariamente asumió.

Me pregunto si su señora le aconsejó alguna vez que se dedicara a algo más seguro.

Anuncios

2 Respuestas a “[*Opino}– Las corridas de toros

  1. Cecilio Lecusay

    Y cuando el torero mata al toro, ¿qué? esa salvajada parece estar okay,

    El toro es un animal pero es un ser vivo que siente y que padece, los valores humanos en algunas ocasiones están completamente desfigurados y las opiniones son casi siempre injustas y descabelladas. Yo odio ese deporte, eso parece el circo romano, cuando los gladiadores eran echados a los leones para experimentar el goce morboso de los que tenían el cerebro desatinado y asistían al espectáculo justamente para gozar el final.

  2. Sí, Ceciloa. Es una salvajada que parece gustar a muchos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s